Fraude-Alimentario-Sustitución-veraliment-Banner

¿Qué es el fraude alimentario por sustitución y cómo prevenirlo en tu empresa?

Uno de los tipos de fraude más conocidos es el fraude por sustitución. Literalmente, significa lo que estás pensando: reemplazar un ingrediente por otro con el objetivo del beneficio económico, por supuesto. Es un fraude con unos riesgos muy graves, más todavía dependiendo de la sustitución que se realice (puede llegar a ser nociva).

La Seguridad Alimentaria queda en jaque con estas prácticas. Pero también la confianza de los consumidores y la reputación de tu empresa. En este artículo exploramos este tipo de fraude con ejemplos reales y pautas para prevenirlo.

¿Qué es el fraude alimentario?

El fraude alimentario, o «food fraud», es cualquier acto deliberado y fraudulento llevado a cabo para engañar al consumidor. Es, por tanto, una práctica deshonesta que implica el engaño a los consumidores mediante la adulteración de alimentos.

La mayoría de la industria alimentaria trabaja con integridad y concienciada de que su labor es proveer a los consumidores, de alimentos que sean seguros. Sin embargo, en todas partes hay alguna oveja negra: la misma industria alimentaria sabe que existen actores que quieren aprovecharse de consumidores desprevenidos.

Esto son los tipos de fraude que puede suceder:

1. Adulteración: Se añaden sustancias no declaradas para aumentar el peso o volumen.

2. Sustitución: Se reemplaza un ingrediente por otro más barato.

3. Etiquetado incorrecto / con información omitida: La etiqueta del producto contiene información incorrecta o engañosa para el consumidor.

¿En qué consiste el fraude alimentario por sustitución?

Como decíamos, una de las tácticas más comunes en el fraude alimentario es la sustitución, donde se reemplaza un ingrediente de calidad por otro de menor valor o incluso dañino para la salud. La sustitución puede tener graves implicaciones para los consumidores y para la industria en general.

Un ejemplo reciente de fraude alimentario por sustitución fue la inclusión de carne de caballo en productos que se presumían ser de vaca. Esto no solo engañó a los consumidores, sino que también planteó preocupaciones sobre la seguridad alimentaria y la trazabilidad de los alimentos.

La sustitución también puede ocurrir con ingredientes más costosos, como el aceite de oliva. Hay casos documentados donde se ha mezclado aceite de oliva con aceites vegetales más baratos, lo que puede afectar la calidad y la autenticidad del producto final. Esto no solo perjudica a los consumidores, sino que también puede tener un impacto negativo en la reputación de las empresas y en la confianza de los clientes.

¿Cómo puedes prevenir el fraude alimentario por sustitución en tu empresa? Aquí hay algunos consejos:

1. Establece buenas prácticas de control de calidad: Esto implica verificar que los ingredientes utilizados cumplan con los estándares de calidad y autenticidad. Realiza pruebas de laboratorio para detectar cualquier signo de adulteración.

2. Verifica la trazabilidad de los ingredientes: Asegúrate de que los proveedores de tus ingredientes estén comprometidos con la transparencia y la trazabilidad. Esto te ayudará a rastrear el origen de los ingredientes y a detectar cualquier posible adulteración.

3. Capacita a tu personal: Brinda entrenamiento a tus empleados sobre las prácticas de seguridad alimentaria y los riesgos asociados con el fraude alimentario. Esto los ayudará a identificar posibles signos de sustitución y a tomar medidas para prevenirlo.

4. Utiliza tecnología de vanguardia: Existen herramientas y tecnologías disponibles que pueden ayudarte a detectar la sustitución de ingredientes de manera más eficiente. Por ejemplo, la espectroscopia infrarroja puede identificar composiciones químicas específicas y detectar la autenticidad de los ingredientes.

5. Mantén una relación de confianza con tus proveedores: La comunicación abierta y la confianza son fundamentales cuando se trata de prevenir el fraude alimentario. Mantén una relación sólida con tus proveedores y solicita información adicional sobre la calidad y autenticidad de los ingredientes que te suministran.

Una amenaza a la reputación de tu empresa

El fraude alimentario por sustitución no solo es una amenaza seria para los consumidores, también lo es para la industria en general. Aunque prevenir el riesgo de frade en tus productos debe ser prioritario, ten en cuenta que una alerta por fraude afecta a la confianza que depositan los consumidores en todo el sector: eso te daña a ti directamente. Sin embargo, hay medidas que las empresas pueden tomar para prevenirlo, como hemos visto anteriormente.

Nuestra recomendación siempre es que no escatimes en las formaciones que realizas: en Veraliment tenemos un curso de Food Fraud que está avalado por numerosos profesionales que ya confían su formación con nosotros. ¿A qué esperas para reservar una plaza en la siguiente edición?

Scroll al inicio