implementar-plan-cultura-de-la-inocuidad-Veraliment-Banner

Tres bases esenciales para la implementar tu plan de Cultura de la Inocuidad

La etapa de implantación es decisiva en el plan de cultura de la inocuidad alimentaria, ya que es en esta fase donde nuestras estrategias y conocimientos se ponen en práctica, transformando la teoría en acciones concretas.

En la implementación de la cultura de la inocuidad alimentaria, es fundamental contar con la participación y compromiso de todos los miembros de la organización, desde los altos directivos hasta el personal de línea. Y en este artículo vamos a detallarte cada una de las claves que debes tener bajo control en tu implantación.

La importancia de la etapa de implantación en la Cultura de Inocuidad Alimentaria

La implantación de la Cultura de Inocuidad Alimentaria es una etapa crítica y tiene un rol primordial en la eficiencia de cualquier plan de seguridad alimentaria. Es aquí donde nuestras estrategias y conocimientos se ponen en práctica, transformando la teoría en acciones concretas.

  • La etapa de implantación será el trampolín que permitirá a la empresa trasladar su plan de cultura de inocuidad del papel a la práctica.

La Cultura de Seguridad Alimentaria implica una serie de procesos y procedimientos que deben ser debidamente aplicados y gestionados. No es suficiente establecer pautas y directrices, sino que estas deben ser cuidadosamente implementadas, controladas y, finalmente, arraigadas en la rutina diaria de cada miembro de la organización. Vamos a profundizar en cada uno de estos aspectos.

Garantizar Cultura de Inocuidad y Seguridad a través de procesos operativos claros y fáciles de entender

Los procedimientos operativos son esenciales para garantizar que se sigan los estándares de inocuidad alimentaria establecidos. Estos procedimientos deben ser claros, detallados y fáciles de entender para todo el personal involucrado en la producción de alimentos. Algunos ejemplos de procedimientos operativos que se pueden implementar son:

  • Procedimientos de limpieza y desinfección: Establecer protocolos y frecuencia de limpieza y desinfección de equipos y áreas de trabajo. Pero también transmitir el por qué son importantes estos procesos.
  • Procedimientos de manipulación de alimentos: Establecer pautas para la correcta manipulación, almacenamiento y transporte de los alimentos, incluyendo prácticas de higiene personal y el uso de equipos de protección. Sin olvidar transmitir las consecuencias sobre los consumidores cuando no somos rigurosos en estas prácticas.
  • Pautas y zonas para el descanso: transmitir claridad en aspectos como los descansos, dónde se pueden consumir alimentos en la planta o qué productos están prohibidos por riesgos como alérgenos son tan fundamentales como instruir en higiene dentro de la línea de producción.

Sin realizar un control y seguimiento de los procesos no existe la Cultura

El control y seguimiento son fundamentales para asegurar que se cumplan los estándares de inocuidad alimentaria establecidos y que se realicen las correcciones necesarias en caso de desviaciones. Algunas medidas de control y seguimiento que se pueden implementar son:

  • Verificación de registros: Realizar auditorías internas periódicas para verificar que se estén cumpliendo los procedimientos establecidos y revisar los registros de control, como registros de temperaturas y de limpieza.
  • Monitoreo de proveedores: Realizar evaluaciones periódicas de los proveedores de materias primas y de servicios, para asegurar que cumplan con los estándares de inocuidad alimentaria y que tengan programas de control y seguimiento en su propia cadena de suministro.
  • Capacitación continua: Mantener al personal actualizado y capacitado en temas de inocuidad alimentaria, a través de cursos, charlas y programas de entrenamiento que refuercen los procedimientos implantados.

Que la Cultura esté integrada dentro de la rutina diaria

Es importante que la cultura de la inocuidad alimentaria se integre en la rutina diaria de todos los miembros de la organización. Esto significa que cada persona debe ser consciente de su rol en la garantía de la inocuidad alimentaria y tomar las medidas necesarias en su trabajo diario. Algunas formas de integrar la cultura de la inocuidad alimentaria en la rutina diaria son:

  • Comunicación interna: Establecer canales de comunicación claros y efectivos para informar a todo el personal sobre los estándares de inocuidad alimentaria y los cambios en los procedimientos.
  • Reconocimiento y recompensa: Reconocer y recompensar a aquellos empleados que demuestren un compromiso destacado con la inocuidad alimentaria, como seguir los procedimientos establecidos y reportar cualquier desviación o riesgo.
  • Liderazgo desde la alta dirección: Los altos directivos deben liderar con el ejemplo y mostrar un compromiso claro con la inocuidad alimentaria, participando activamente en las actividades y programas de mejora continua relacionados con la inocuidad alimentaria

La formación y sensibilización son vitales para implantar tu plan de Cultura

La implantación de la cultura de la inocuidad alimentaria requiere de la participación y compromiso de todos los miembros de la organización. Esto se logra a través de la implementación de procedimientos operativos claros, de un control y seguimiento riguroso y de la integración de la cultura de la inocuidad alimentaria en la rutina diaria.

No es un proceso sencillo ni lo vas a lograr en pocas semanas. Es un cambio de mentalidad y de compromiso que crece paso a paso, con el trabajo diario. Encontrarás líderes de este cambio, que motiven al resto del personal (pero esto lo hablaremos en otra ocasión).

Desde Veraliment podemos ser tu soporte externo en la implementación de tu Plan de Cultura de la Inocuidad, ayudándote a través de herramientas y la visión que nos garantiza nuestra experiencia. Ya trabajamos al Cultura con nuestros clientes a través de formaciones bonificables, seguimientos de objetivos y diseño de mejoras en Cultura. ¿Nos reunimos y te contamos cómo lo hacemos?

Scroll al inicio